ABORDAJE  LAPAROSCOPICO  PARA  TUMORES  DE  GLANDULA SUPRARENAL EN  NIÑOS  (GANGLIONEUROMA).


El Ganglioneuroma, al igual que el neuroblastoma y el ganglioneuroblastoma  forma parte de un grupo de tumores que se forman a partir de células ganglionares de la cresta neural conocidos tumores neuroblásticos.

Siendo aproximadamente el 15% de las neoplasias, superados solamente por los tumores del sistema nervioso central, ocupan el segundo lugar en los tumores sólidos más frecuentes de la infancia.1 

Los tumores neuroblásticos difieren en grado de maduración celular y extracelular. Los tumores inmaduros tienden a aparecer en pacientes menores de dos años y son más agresivos.  

La relación de hombre a mujer en el ganglioneuroma es de 3:1. El 80% de los diagnósticos se hace antes de los 10 años de edad. Se presentan en su mayoría en la cavidad torácica, seguida de la cavidad abdominal, región cervical 3, 4  y, comparado con el neuroblastoma y ganglioneuroblastoma, es considerado benigno. De cualquier forma se han reportado algunos casos en los que ocurren cambios tardios de malignidad.4, 5  
 
Ante la aparición incidental de una masa suprarrenal y la alta sospecha de malignidad se debe realizar la extracción quirúrgica de la misma, especialmente en los casos en los que la tumoración es mayor a 3-6 cm. donde la resección quirúrgica por medio de laparoscopía transperitoneal es la mejor opción por darnos un riesgo de complicaciones menor y tiempo de hospitalización abreviado en comparación con la cirugía tradicional abierta.1, 7, 8, 9

 
Inicialmente se utiliza la ultrasonografía,3 la cual, aunque no en todos los casos, nos revela una masa homogénea hipoecoica con bordes bien definidos. Masas en mediastino posterior pueden ser vistas con radiografía, sin embargo, cuando se trata de una masa en cuello, cavidad abdominal o pélvica la TC y RM han demostrado ser de más utilidad6 y debido a que el carcinoma suprarrenal puede no dar manifestaciones clínicas el ganglioneuroma puede ser confundido con éste.7

El TAC de abdomen total simple y con contraste es el mejor estudio diagnostico.   (figura 1, 2 ).  

Figura 1     Figura 2


               Figura 1                                      Figura 2
 

En raros casos se encuentra una producción excesiva de catecolaminas. Aunque se observa con mucha más frecuencia en neuroblastomas y ganglioneuroblastomas2, 5 (90-95%)2 también pueden elevarse en el 37% de los casos de ganglioneuromas.2

El riesgo de malignidad de la tumoración es proporcional al tamaño de la masa tumoral, sin embargo, algunos autores reportan la presencia de ganglioneuromas benignos de más de 15 cm.8


Debido a su mínima invasión, la cirugía laparoscópica es la mejor opción de tratamiento y se ha convertido en el estándar de oro para el tratamiento de los tumores adrenales menores de 6 cm.9, 11 El abordaje laparoscópico es transperitoneal por medio de 3 trocars de 5 mm colocados uno en linea media por debajo de la apofisis xifoides y el tercer espacio intercostal del lado afectado. 

El volumen tumoral no es una contraindicación para el abordaje laparoscópico.12 . Algunos autores afirman que el abordaje transperitoneal es la mejor opción en tumores grandes, debido a su mejor visibilidad de las estructuras anatómicas y facilitar simultáneamente procedimientos de tumoraciones suprarrenales bilaterales o múltiples unilaterales, además de un menor riesgo de complicaciones.13 De cualquier manera, se debe  individualizar cada caso y evaluar los riesgos tomando en cuenta la localización y tamaño del tumor.


Comparada con la cirugía tradicional abierta. La suprarrenalectomía laparoscópica requiere de una menor analgesia post-quirúrgica, menor pérdida sanguínea durante la cirugía, menor estadía hospitalaria, menos dolor secundario al procedimiento, mejor estética, mayor satisfacción en el paciente y un regreso a sus actividades normales en menor tiempo.9, 18 - 24


La suprarrenalectomía laparoscópica renal en el paciente pediátrico, comparada con la cirugía tradicional abierta nos da mejores resultados, mínima invasión a cavidad, menor analgesia post-quirúrgica, menor pérdida sanguínea, menor estadía hospitalaria, mejor estética y un regreso a sus actividades normales en poco tiempo. 

La suprarrenalectomía laparoscópica es una técnica quirúrgica segura y eficiente para el tratamiento de glándula suprarrenal. En nuestra experiencia, estamos de acuerdo en que el abordaje transperitoneal es un procedimiento seguro y con muy buenos resultados funcionales.